27/11/07

Manías

Ey tú, maniático!, sí, sí, tú… haciendo un complicadísimo ejercicio introspectivo para que la publicación de este post fuera posible, descubrimos que nuestra vida está compuesta de manías y es difícil reconocerlas puesto que muchas de ellas pasan desapercibidas ante nuestros ojos (nuestros de nosotras mismas). Las manías se vuelven mantras de nuestra vida, ellas nos componen, son actos reflejos, son las pequeñas y extrañas cosas que nos hacen diferentes unos de otros. 'Orita, en este preciso instante las decimos manías, pero conforme uno envejece son los pequeños detallitos que nos vuelven ideátic@s a los ojos de los demás…

Es por eso que somos ideáticas, somos maniáticas y está es una declaración de ello!

Hemos decidido lanzarles un reto: De las manías aquí expuestas, ¿podrían distinguir cuales corresponden a cada una de Las Manitas Santas? (Osease nosotras dos).

  1. Mover demasiado las manos al hablar.
  2. Archivar docs, fotos o música, de la forma más específica aunque esto signifique tener 357 carpetas.
  3. Quitarme los cueritos de los labios.
  4. Servirme leche en una taza y exactamente a un dedo del borde y calentarla por 83 segundos.
  5. Morderme las uñas o quitármelos cueritos de los dedos si estoy nerviosa.
  6. Tocarme, chupar o morder mis labios (bueno los ajenos también pero los propios más jojo).
  7. Acomodar CD's en orden alfabético primero, y por antigüedad después.
  8. Ordenar lo que está al alcance de mis manos mientras estoy de ociosa (ojo no es un acto consciente jajaja).
  9. Meterle con ganas al mail, facebook, hi5, twitter y blog. Diario.
  10. Apagar perfectamente bien los cigarros, aunque esté media hora apachurrando la colilla y limpiar el cenicero (o perdir que lo limpien).
  11. Cambiar mi nick constantemente.
  12. Doblar y desdoblar una servilleta mientras platico, desde luego sólo si la tengo a la mano.
  13. Dormir con el celular del lado derecho de la almohada.
  14. Agarrarme el cabello no importa si lo traigo recogido, pero admito que al traerlo suelto es más frecuente.
  15. Cuando tomo capuchino, primero me como la espuma y lamo la cuchara hasta dejarla limpia.
  16. Hablar con mi computadora como si fuera un ente vivo, que me escucha y me entiende.
  17. Borrar constantemente mensajes recibidos y enviados por celular y/o mail.
  18. Al comer, corto la comida en cuadrados.
  19. Mirarme al espejo antes de salir a la calle por duplicado. Primero en mi recamara que es largo, cuando chequeo el outfit siempre uso la misma postura, como de pose y luego tengo que mirarme una vez más en el espejo de la sala (creo que ahí van dos manías en una).
  20. Buscar siempre el acomodo de cosas de manera geométrica.
  21. Cuando tengo las manos frías y hay sol pongo las palmas hacia arriba para que se me calienten, sin embargo, siempre que hago eso, las personas piensan que estoy pidiendo algo… (¿?).
  22. Crear passwords larguísimos y dificilísimos.
  23. Quitarme los tenis sin desamarrar las agujetas, aunque luego tenga que desatarlas para ponérmelos.
  24. Leer y releer un post, antes y después de publicarlo.
  25. Ponerme siempre el audífono derecho primero, y quitarme solamente el izquierdo si alguien me pregunta algo o en caso de tener que intercambiar frases con alguien.
  26. Callar y/o ignorar a mis acompañantes mientras me estaciono.
  27. Jugar volados si tengo una moneda de 5 o 10 pesos a la mano. (Incluso una, en una clase un profesor me dijo que parecía merenguero jajaja).
  28. Discrimino: sólo como conchas de vainilla, de las blanquitas pues.
  29. Sacar mis cigarros y celular al subirme al auto, y al sentarme a la mesa.
  30. Hacer planeaciones de todo. En cuadros y con su respectiva ruta crítica.

20/11/07

Ñóñatelas

Según la RAE ser “ñoño” dista un poco de la connotación actual que la palabra tiene para nosotros, y probablemente es que puede tener taaantos significados que aunque no podemos definirlos todos o a ciencia cierta en un sentido estricto, cuando la utilizamos sabemos perfecto a que nos referimos; ser “ñoño” es una cuestión social muy bien establecida, los ejemplos abundan y como para muestra debe bastar un botón, me propongo en este post inaugural exhibirme a mi misma como una ñoña en potencia…

1. Causalidades o casualidades?...

Preferir quedarme en casa y ver pelis o dedicarle toda la noche a buscar y posteriormente bajar música, son situaciones que me vuelven muy ñoña. No sé si se deba a mi escasez de dinero, a que vivo muy al norte de la ciudad (algo lejos de todo) o simplemente a que cuando pude y debí haber salido a reventarme con todas mis ganas me dedique a hacer las cosas que tenía que hacer de la escuela (sin presunción)…

Muy en el fondo de mí aunque pretenda no serlo, la gran mayoría de las cosas que hago me delatan, soy una ñoña en toda la extensión de la palabra… así que he aquí las 10 cosas que me hace ser ñoña (aguas si alguien va sintiéndose identificado):

  1. Busco reseñas de discos en la red para bajar canciones y cuando encuentro algo bueno me emociono al punto de bailar (yujú), cabe aclarar que la gente común no entiende ese comportamiento.
  2. Por consiguiente puedo pasarme horas y horas bajando canciones y discos en internet, sin que me importe dejar mi vida social de lado.
  3. Me gusta tener ordenada la música en mi compu, tres carpetas básicas: Inglés, Español y Discos Completos… luego “inside” debe ir nombre del grupo escrito en mayúsculas toooodas las primeras letras de cada una de las palabras que conformen su nombre, guion medio, enseguida nombre de la canción (primera letra en mayúsculas) todo en perfecto orden alfabético (jajajajajajajaaaaaaaaaajaaaaaaaa so insane).
  4. Colecciono boletos del cine, postales, revistas… coleccionar LO QUE SEA es una actividad ñoñíiiiisima.
  5. Me se detalles absurdos (pero interesantes) de cosas triviales… eso me hace muy ñoña pero le da sentido a la existencia jajajaja (verdad Nacho?).
  6. Escribo de cosas ordinarias como esta que cobran una significativa importancia en mi vida, dejarlas a medias es sacrilegio y por si fuera poco tengo 2 blogs… perdón ahora 3 (más lo que se agregue).
  7. Olvidé mi boleto del Manifest y me di cuenta de ello hasta que estaba por entrar. De hecho tengo muy mala memoria, para recordar mis pendientes anoto una lista que tengo pegada en algún lugar visible… (como dice Juanes el orden evidencia la ñoñez).
  8. El uso de términos domingueros… me encantan las palabras rimbombantes (como les dicen o cómo les llaman asegún!).
  9. Hacer diseño para cualquier cosa que se me ocurra aún cuando no me paguen por ello… o sea, ser trabajólico es suuuuper ñoño!...
  10. Por último y no menos importante SER FANS (no fan, FANS)… de un grupo, una revista, una serie, una persona, una situación, un alimento, un lugar… lo que sea…

Nota: El parecido con la realidad no es mera coincidencia, así que sí se identificaron con algunos de los puntos en definitiva son ñoños, bienvenidos al club!... No por ello ser ÑOÑO es malo, porque hay ñoñas chidas como las manitas santas que comparten este espacio y que con este blog llevan su ñoñez a puntos culminantes.

Y tu... ¿ñoñeas?

Ser ñoño es todo un arte. Todos somos ñoños en potencia, pero pocos tenemos la habilidad y la gracia de llevarlo a cabo con constancia, entrega, dedicación y eficiencia. La ñoñez implica el ejercicio previo de otras cualidades, tales como: autoconocimiento, seguridad, capacidad de autocrítica, coherencia, sentido del humor, autoestima, etc. Señores si ser ñoña no es tarea sencilla, mucho menos ser ñoña y chida al mismo tiempo.
.
¿Qué me hace ser ñoña?
  • Ser fans de artistas poperos. Con 1 es más que suficiente y más si es de baladitas.
  • Ponerse nerviosa cuando se está frente al novio de secundaria (pero 11 años después).
  • Chacotear vía messenger y twitter los viernes y/o sábados por las noches (después de las 9.30PM).
  • Hacer el oso en pleno faje -o algo más- por cuestión de nervios.
  • Llorar en conciertos de rock.
  • Tener más de 300 cd's, no saber qué escuchar y angustiarse por eso.
  • Golpearse, caerse y/o tropezarse por abuso de distracción.
  • Ponerse uno mismo en situación de vergüenza o risa, por algún asunto de torpeza.
  • Creer en el Karma Police.
  • No salir los domingos porque tienes hueva.
  • No saber reconocer cuando le hablan en serio y cuando se la chamaquean.
  • Llorar ante escenas de tremenda injusticia o tragedia.
  • Tener amigos ñoños y compartir ñoñadas.
  • Dormir siempre antes de las 11PM.
  • Ser tierna y dulce en aquellas situaciones en que una debe ser voraz, porque en algún punto la ñoñez te ablandó el corazón.
  • Aplicar con frecuencia el conocido auto-balconeo.
  • Portarte como la mamá de tus cuates.
  • No saber cosas que todos saben.
  • No entender los chistes comunes de tus amigos cercanos.
  • Escamarse por el maltrato de los cuates.
  • Tener 3 blogs, o más.
  • Tener apodos como "Marionetitas" (el cual amo y adoro, querida Favorita mía).
  • Iniciar un nuevo blog, con una amiga igual de ñoña y hablando de ñoños!
¡Ñoños! ¡Ñoños! ¡Ra ra ra!